Primer encuentro en el vientre materno.

Encuentro ALE2019
Viernes 19 de abril

Imparte Leti Pico

Cuando el bebé nace suele tener nueve meses de vida. ¿Qué le ha sucedido hasta entonces?
Aunque a veces ni lo sospechemos, hoy sabemos que todo lo vivido en la etapa prenatal quedará memorizado en nuestras células y marcará profundamente quiénes seremos. Sabemos también que el parto es un evento vital transcendental y transgeneracional, transformador en lo personal y en lo social.

Sabemos que el tipo de parto afecta a la salud de el recién nacido de por vida. Sin embargo vivimos en la era de la anestesia, de la desconexión con las necesidades básicas de seguridad y afecto de nuestras criaturas, para servir al capital. ¿En qué momento y cómo ha conseguido/consigue el patriarcado arrebatarnos nuestras maternidades?

Leticia Pico de las Heras
(madre, matrona, psicóloga, psicomotricista)
Soy mujer y madre de melliz@s. Comencé mi andadura profesional en la maternidad especializándome como Matrona en el hospital Río Hortega de Valladolid, tras terminar allí mismo Enfermería.

Buscaba entonces una mirada más integral del ser humano y el desafío de acompañar el ciclo sexual y reproductivo desde la peculiaridad de cada mujer, me parecía todo un regalo. Pronto intuí que algo fallaba en mi formación, imperaba una desconfianza en el cuerpo de la mujer que provocaba una excesiva medicalización. Lo llamaron deshumanización del parto.

Dicho escenario me impulsó a estudiar Psicología a la par de trabajar en hospitales que respetaran la libertad de movimiento durante el parto y favorecieran la vinculación con el recién nacido. Viajar para conocer a parteras tradicionales en Centroamérica empoderó definitivamente mi profesión.

Estos años de trabajo me permitieron comprender que el espacio idóneo de algunas familias para parir era su propio hogar. De modo que, junto al equipo de matronas de Enladécimaluna, nos emocionamos con cada bienvenida al mundo vividas desde la seguridad, el respeto y la conexión plena con la sabiduría del cuerpo.

Actualmente, como matrona en un Centro de Salud rural, he tenido el privilegio de escuchar las diversas necesidades de las mujeres según su momento vital. Profundizar con ellas en la parte emocional de sus dolencias físicas, me ha ido llenando de preguntas, a veces de respuestas, sobre lo que necesitamos las mujeres para sanarnos.

Sobre todo, criar a mis hij@s junto a mi pareja me enamora cada día, afianzándome en el deseo de que cada criatura encuentre su manera de explorar el mundo desde el placer y la confianza que ofrece el regazo materno.

Reserva ya tu estancia para el Encuentro ALE2019

Deja un comentario